Saltar al contenido

Así me ves, así soy yo

Nuestra IDENTIDAD es una construcción de las relaciones con el mundo exterior: personas, situaciones y cosas. Estas relaciones conllevan una reciprocidad que enriquece a ambas partes: las personas nos construímos y fortalecemos, y nuestros contextos crecen en tamaño y calidad.

Aunque se habla mucho de la construcción  que hacemos en los primeros años de vida (hasta la adolescencia), lo cierto, es que nos construímos y moldeamos en los distintos momentos vitales con elementos estables y elementos cambiantes.

La búsqueda, la experimentación y la interpretación son actitudes necesarias en los tres momentos temporales: pasado, presente y futuro. Si, futuro, has leído bien, FUTURO.

Del pasado tenemos los recuerdos.

En el  presente manejamos las vivencias.

Del futuro tenemos expectativas.

Cuando en terapia trabajamos el autoconocimiento y/o la autoestima estamos obligados a recorrer todo nuestro ciclo vital, incluso el no vivido. En función del motivo de consulta, la atención predominará en uno de estos momentos. Por ejemplo: en depresión o estado depresivo, tendrán más peso los recuerdos como elementos constructores; en la ansiedad, serán las expectativas, etc. La tarea en cada uno de estos casos, es ampliar la visión para poder reforzar la identidad en base a otros momentos vitales y generar más alternativas de interpretación y acción, es decir, de CAMBIO y MEJORA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *