Saltar al contenido

Un cerebro, una misión

Aunque suene poco romántico, el CEREBRO tiene como fin último asegurar nuestro buen funcionamiento y sobre todo, nuestra SUPERVIVENCIA. Una supervivencia que ha ido evolucionando con los tiempos, pasando de ser natural a cada vez más artificial.

En cualquier caso, sean estas amenazas naturales o artificiales, nuestro cerebro tiene la inestimable ayuda de las emociones, sobre todo, de las EMOCIONES BÁSICAS (alegría, tristeza, miedo, ira, asco y sorpresa). Estas emociones se expresan y reconocen en los otros siempre de la misma forma independientemente de la raza, el sexo y la edad. Se considera que el reso de las emociones existentes son COMPLEJAS (envidia, orgullo, pereza,…), en su capacidad de interpretar las situaciones y facilitar una supervivencia adaptativa.

Ante una situación de peligro, somos todo instinto… se trata de SOBREVIVIR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *